Un español con una vida de cine

Hace un par de días, descubrí en el periódico la vida de Jean Leon, y pensé “qué país tan raro es éste, en el que a los autónomos o trabajadores por cuenta propia se les llama emprendedores, y a los emprendedores se les ignora”.

Este señor salió de España como Ceferino Carrión, muy joven, tras perder la casa familiar en el incendio de Santander de 1941 y, poco después, a su padre y hermano mayor, quienes murieron torpedeados por la marina británica, cuando transportaban mercancías rumbo a Alemania durante la II Guerra Mundial.

Después de trabajar un tiempo en Barcelona en la antigua Pegaso, decidió recorrer mundo: primero a pie hasta Francia, y luego como polizón en un barco rumbo a Estados Unidos.

Fue taxista en Nueva York, se alistó en el ejército, trabajó de camarero en un club de Frank Sinatra, comenzó a codearse con el Rat Pack y el resto de la élite del espectáculo, ya en Hollywood proyectó abrir un restaurante con su amigo James Dean, aunque la muerte del actor hizo que se quedara él solo al frente del proyecto. Ceferino Carrión ya era Jean Leon.

En 1957 abrió el restaurante La Scala, en Beberly Hills, y el lugar se convirtió en referencia de los principales actores, directores y productores de la industria del cine. El hecho de haber servido la última cena de Marilyn Monroe en su apartamento, extendió la leyenda. También se habla de los canelones que viajaron en avión hasta Londres para satisfacer el capricho de Liz Taylor. Jean Leon era una referencia gastronómica en Estados Unidos.

Su interés por el vino le llevó a ampliar sus conocimientos de la mano de enólogos y viticultores de California. Decidió producir el suyo para La Scala, y después de descartar California y Francia –por motivos económicos o sentimentales, según versiones–, compró unos viñedos en el Penedès, y sustituyó las cepas existentes por otras de cavernet sauvignon. También en esto fue pionero.

En 1981, Ronald Reagan elige el vino Jean Leon para el banquete de investidura como presidente. España. Penedès. Imagino que la etiqueta daría la vuelta al mundo. Años después, su cavernet sauvignon fue considerado por la prensa especializada entre los 10 mejores vinos del mundo.

Jean Leon murió en 1996 con otro proyecto en la cabeza, abrir un restaurante en Tailandia. Dedicó los últimos años de su vida a navegar por todo el mundo, pero antes vendió su pago a la familia Torres, quienes mantienen en la actualidad el legado vinícola.

La reciente promoción del vino Jean Leon 3055 llevada a cabo por la hija de Leon, Gigi –quien sigue al frente de La Scala–, ha desempolvado la leyenda. 3055 es el número de licencia de Jean Leon como taxista.

Imagen de Jean Leon, obtenida de http://www.kane3.es/dvd/3055-jean-leon.php, donde se puede acceder a la ficha del documental “3055 Jean Leon”, realizado en 1997 por Agustí Vila.

3 pensamientos en “Un español con una vida de cine

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>